Freno regenerativo

Por MASREFACCIONES.MX

Con el inminente crecimiento de los autos eléctricos en la industria automotriz, hay términos con los que debemos familiarizarnos para que nos sea más sencillo determinar cuál de las opciones es la mejor de acuerdo con nuestras necesidades y presupuestos. Aunque parece que falta mucho tiempo para involucrarnos de lleno con esta tecnología, los avances en el desarrollo de los autos eléctricos han avanzado de tal forma que no nos debe extrañar si el momento de tener acceso a ellos llega antes de lo pensado.

Probablemente los primeros puntos que debamos considerar cuando nos llegue la oportunidad de comprar un auto eléctrico son los kilómetros de autonomía o los tiempos de recarga, pero hay una función que es muy importante para el rendimiento de un auto eléctrico y que nos puede ayudar a decidir entre un modelo y otro. Se trata del freno regenerativo, que es un sistema que también podemos encontrar en algunos modelos de autos híbridos.

¿Qué es freno regenerativo?

El freno regenerativo es un sistema que ayuda a conseguir energía para recargar la batería en los autos eléctricos o para evitar consumir combustible en el caso de los modelos híbridos. Este sistema recupera la energía cinética que se produce durante el frenado y la convierte en energía eléctrica que se almacena en la batería de los autos.

Este sistema es sumamente útil sobre todo si manejas en entornos urbanos ya que cada que pisas el freno de tu auto le ayudas a recuperar energía, lo que te brinda más kilómetros sin soltar contaminantes en el caso de los híbridos y te ayuda a tener más kilómetros sin tener que buscar una toma de corriente para recargar la batería de tu unidad eléctrica.

¿Cómo es que funciona el freno regenerativo?

Al pisar el freno de tu auto, el disco de freno y la pastilla generan fricción, lo que evita que la rueda siga girando y a su vez genera la ya mencionada energía cinética que se convierte en calor y en autos sin este tipo de frenos dicha energía se transforma en calor. Se calcula que la energía que se ocupa para el frenado se pierde en un 80% luego de convertirse en calor en unidades sin frenado regenerativo.

El sistema de frenado regenerativo recupera esa energía haciendo del motor eléctrico una especie de generador que convierte la energía cinética en electricidad y se envía a la batería para poder usarla durante el viaje al momento de acelerar. La eficiencia de este sistema es tal, que se logra recuperar el 70% de la energía cinética.

Todo lo anterior representa una gran ventaja para hacer más eficiente el uso del auto eléctrico en zonas donde la infraestructura todavía no alcanza para tener estaciones de recarga en todos los puntos posibles, pero como todo en esta vida, también tiene sus puntos desfavorables.

De entrada, el rendimiento del frenado regenerativo depende de la velocidad a la que se vaya circulando, pues lógicamente al ir a mayor velocidad, la energía que se necesita al momento de frenar es mayor y por lo tanto se genera más energía cinética para recuperar. Eso no significa que no sirva el viajar a velocidades de ciudad, que rondan los 50 km/m (en el mejor de los casos porque sabemos que ciertas zonas y en determinadas horas es difícil siquiera llegar a los 30 km/h), lo que hay que tomar en cuenta es que la cantidad de energía recuperada será menor si se circula a velocidades bajas.

También debemos considerar que el sistema de frenos regenerativos tiene menos fuerza que los frenos convencionales, esto para dar tiempo a que la energía cinética se genere y no se pierda en una frenada rápida, por lo que se necesita mayor distancia y tiempo para detener completamente nuestro vehículo. Esto puede jugar en contra cuando se trate de un frenado de emergencia ya que estos frenos no responden con la misma velocidad que lo hacen los frenos convencionales.

Podríamos pensar que el freno regenerativo es una innovación surgida por la nueva tendencia en la industria mundial de ampliar la oferta de autos eléctricos como una forma de ayudar al medio ambiente, sin embargo, esta tecnología ya daba sus primeros pasos casi al mismo tiempo en que surgieron los autos con motor, pues en 1890 el francés Louis Antoine Krieger creó un sistema innovador de conversiones eléctricas para los carruajes de lujo que todavía eran arrastrados por caballos en ese entonces.

El freno regenerativo más cercano a lo que conocemos actualmente se desarrolló por ahí de 1967 para un concepto de la marca American Motors Corporation (AMC) llamado Amitron. Este prototipo era eléctrico 100% y el freno regenerativo le ayudaba a cargar las baterías y la energía recuperada le daba la oportunidad de ir de 0 a los 80 km/h en 20 segundos lo que ayudaba a que el auto tuviera una autonomía mayor.

A partir de esta información sabrás que cuando llegue la oportunidad de comprar un vehículo eléctrico o incluso un modelo híbrido valdrá la pena que busques uno que traiga este sistema de freno regenerativo ya que sin duda será un tanto más eficiente.

Fuente: automexico

COMPARTE EN:

masrefacciones.mx

masrefacciones es una empresa Mexicana que nace en 2010 con la idea brillante de vender autopartes,refacciones, iluminación automotriz (kit Led,Xenón,Bixenon,Faros y Barras led. Gracias a nuestra experiencia en e-commerce, somos pioneros en el mercado, ofreciendo precios económicos y servicios de entrega por mensajería a toda la República Mexicana.

Deja un comentario