Automovilismo carro consejos mantenimiento sistema de refrigeración

Limpia el sistema de refrigeración de tu auto

Limpiar el sistema de refrigeración del coche es una tarea de mantenimiento muy sencilla que, además de eliminar la suciedad acumulada, ayudará a que el motor rinda mejor. Ésta, puede ser llevada a cabo por cualquier persona sin que para ello necesite emplear herramientas de complejo uso.

Antes de iniciar esta tarea, debemos asegurarnos que contamos con una serie de elementos. Guantes y gafas de protección, varios recipientes con y sin tapa, diferentes destornilladores y llaves, un cepillo fino y de cerdas suaves, manguera con pistola o difusor de agua y líquido anticongelante para rellenar el radiador una vez finalizado el proceso.

Los pasos que habría que llevar a cabo para la limpieza del sistema de refrigeración son:

  1. Antes de iniciar la tarea debemos asegurarnos que el motor del coche está completamente frio. Si estuviera caliente, al abrir el tapón del mismo, podría saltarnos el líquido anticongelante a la cara y por consiguiente quemarnos.
  2. Abrir el capó y fijarlo con la varilla de seguridad. Una vez descubierto el motor limpiaremos con agua jabonosa la zona que rodea al radiador para eliminar suciedad e insectos. Después, con el cepillo, limpiaremos el radiador en el sentido de sus rejillas (de no ser así podrían estropearse). Tras la limpieza enjuagaremos con la manguera y agua a temperatura ambiente la zona para retirar los restos producidos.
  3. Una vez limpio el radiador, procederemos a drenar el líquido refrigerante que contiene. Para llevar a cabo esta tarea, nos pondremos guantes y abriremos la válvula de drenaje. Para completar este paso satisfactoriamente es importante que todo el líquido quede recogido en una cubeta o recipiente donde no pueda verterse, pues es muy tóxico para el medio ambiente. Cuando el radiador deje de gotear, cerraremos de nuevo la válvula.
  4. Cuando el radiador esté vació y el tapón de la válvula de drenaje cerrado, lo volveremos a llenar con ayuda de la manguera de agua. A continuación, volveremos a vaciarlo y repetir el punto tres hasta que el agua resultante esté clara. En todo caso, se mantendrán las mismas medidas de seguridad y de recogida del agua resultante en recipientes cerrados.
  5. Una vez el radiado expulsa el agua completamente limpia, pasaremos a inspeccionar el estado de la tapa del radiador, las mangueras y las abrazaderas. En caso de encontrar algún problema habrá que sustituirlos por nuevos elementos.
  6. Cuando hemos comprobado que el sistema de refrigeración no presenta fugas ni problemas, volveremos a llenar el radiador con el nuevo líquido refrigerante.
  7. Por último, y no menos importante, tendremos que deshacernos de los residuos generados durante la limpieza del sistema de refrigeración. Lo más aconsejable es entregar los recipientes con líquido en un punto de reciclaje o taller especializado para que lo envíen a un gestor de residuos autorizado.

 

Fuente:  https://www.actualidadmotor.com/el-sistema-de-refrigeracion/

Comparte en:
Articulos relacionados
¿Cómo vender mi coche?
¿Cómo arrancar un coche con pinzas?
La importancia de los retrovisores

Deja un comentario